01/12/2017

LEY SOBRE EL DEPORTE, FUTURO INCIERTO PARA LOS/AS ENTRENADORES/AS

Esta pasada semana se daba el pistoletazo de salida a un nuevo camino que toma la profesión de entrenador de baloncesto en nuestro territorio. Dicho camino amenaza la continuidad de muchas personas en la profesión que vienen ejerciendo temporada tras temporada. Incluso amenaza con engullir a quienes han dedicado toda su vida a los banquillos bizkainos. También hay quien le ve una parte positiva a los cambios que pretenden imponernos, si no lo evitamos. Lo que queda claro es que estamos ante una situación histórica y no sabemos lo que nos espera en el camino. Zona Bizkaina fiel a sus principios ofrece su opinión sobre este espinoso asunto que nos parece de vital importancia.

Lo que parecía lejano allá por el año 2005, la “Ley sobre el ejercicio de Profesiones del Deporte en el País Vasco” hoy es una realidad que nos deja una situación de incertidumbre, frustración y dudas. Con esta nueva normativa, todas las personas que entrenamos vamos a tener que obtener una titulación oficial, propiamente dicho, las titulaciones obtenidas desde esa fecha que actualmente poseemos no van a servir para ejercer de lo que más nos gusta. Entrenadores de baloncesto, formadores de personas a través del baloncesto, transmisores de valores positivos a través del baloncesto. La profesión y el futuro del deporte que amamos pende de un hilo que está a punto de romperse y arrojarnos a todos al fondo del precipicio.

Opciones formativas

En la actualidad existen dos tipos de ofertas formativas, por un lado están las “Enseñanzas deportivas de régimen general” y por otro las “Actividades de formación deportiva”. Pero, ¿qué diferencia hay entre ambas opciones? Las primeras son las formaciones regladas, es decir, las enseñanzas reguladas por el sistema educativo vasco y que tienen carácter oficial. Dentro de estas enseñanzas tenemos el grado en ciencias de la Actividad Física y del Deporte, magisterio deportivo o el Ciclo Formativo de Grado Superior (TAFAD) entre otras. En las segundas, tenemos las titulaciones federativas, y éstas, NO son oficiales. A pesar de que ya existe un camino para conseguir una titulación reglada, estas titulaciones no van a ser válidas para entrenar, se va a necesitar una titulación específica que nos habilite como técnico/a deportivo o técnico/a deportivo superior de baloncesto.

Consecuencias de la nueva legislación

Como consecuencia directa de la nueva legislación las personas que quieran seguir ejerciendo de entrenador/a van a tener que cursar unos nuevos cursos bajo el amparo de una supuesta “oficialidad” que actualmente “solo” parece poseer ASFEDEBI. Por otro lado, se va a exigir poseer una titulación de euskera y de primeros auxilios, además de un seguro de responsabilidad civil ¿Habrá que pagarlo de nuestro bolsillo? Con esta nueva ley, las entrenadoras y entrenadores de la CAPV vamos a poder ejercer con contrato laboral o como voluntarios. En cualquiera de los casos los requisitos van a ser idénticos.

ASFEDEBI y la Federación Vizcaína de Baloncesto

Con la implantación de Ley sobre el ejercicio de Profesiones del Deporte en el País Vasco la Federación Vizcaína de Baloncesto ha tomado la decisión de no organizar más cursos de entrenador pasando a ASFEDEBI (Asociación de Federaciones Deportivas de Bizkaia, de la cual es miembro la Federación Vizcaína de Baloncesto) el testigo de formar a los futuros y a los ya acreditados entrenadores. Con esta transición se pretende que las nuevas titulaciones tengan carácter oficial y estén dentro del nuevo contexto legal que va a marcar el Gobierno Vasco a partir del 2021. ¿Pero qué ventajas “laborales” traerán estos cambios para nosotros?

Reflexión ZonaBizkaina

Las entrenadoras y entrenadores que actualmente entrenamos en cualquier categoría y disponemos de titulaciones federativas obtenidas después del año 2007 (ya que las anteriores a esa fecha si se convalidaron ante el CSD y van a ser válidas) nos encontramos en una difícil situación. Desde las federaciones, como entes privadas, nos han exigido en los últimos años obtener unas titulaciones NO oficiales para poder ejercer nuestra profesión. Con la nueva ley, estas titulaciones no van a ser válidas y nos van a obligar, de nuevo, a sacar otras titulaciones, estas “oficiales”, con el correspondiente nuevo esfuerzo y desembolso económico y sin saber muy bien en que puede mejorar nuestra situación profesional, si alguna vez alguien nos ha considerado como profesionales.

A pesar que desde el 2005 tanto la Federación Vizcaína como la Federación Vasca ya sabían lo que iba a venir, han continuado impartiendo cursos con el propósito o excusa de “formar” a los/as entrenadores/as aduciendo que sin estas titulaciones no se podía entrenar en categorías federadas. Y surgen muchos interrogantes ¿Por qué las Federaciones nos han obligado a sacar unas titulaciones NO oficiales cuando ya sabían que esos certificados tenían fecha de caducidad? ¿Se nos ha engañado? ¡Muchos entrenadores sentimos que si! Especialmente los últimos que han accedido a los cursos. ¿Por qué las federaciones no instaron en su momento a los gobiernos para que se hiciesen cursos oficiales para cubrir las necesidades de los entrenadores y de los clubes pero que se pudiesen convalidar u homologar?

Si hubo buena fe, que no lo dudamos, al proponer hacer esos cursos No Oficiales ¿Por qué la Federación no se pone ahora al frente de nuestra defensa para que homologuen estos títulos? ¿Hubiese sido profesional estar 13 años sin poder formar nuevos entrenadores? ¿Tiene sentido que estos títulos no valgan y ahora ASFEDEBI, de la cual es miembro la propia Federación Vizcaína, nos vaya a dar los nuevos títulos?. ¿Los profesores de ASFEDEBI serán los mismos que tuvimos en los cursos NO oficiales o serán otros? ¿Quiénes van a ser? ¿Están acreditados para ello? ¿Quiénes y cómo se les ha acreditado?

¿Qué diferencia hay entre un título de Entrenador Superior obtenido antes del 2005 y los obtenidos después para que unos sean válidos y otros no si se han dado con las mismas materias y metodologías? ¿No será que alguien no quiere en contra a los pesos pesados de los entrenadores, por ejemplo ACB? Quien se atrevería a decir a Txus Vidorreta o Sergio Scariolo que se reciclen y que uno presente una acreditación de euskera para entrenar en Euskal Herria y el otro de castellano para entrenar en España?

Si según el anteproyecto de la nueva ley, entre otras cosas dice que la cualificación profesional puede venir acreditada oficialmente por un título de formación o por una experiencia profesional reconocida ¿no se puede convalidar un título No Oficial impartido por la Federación y exactamente igual a los anteriores al 2005 a un entrenador que puede tener ya una experiencia de más de 10 años en la enseñanza del baloncesto y por qué no 5 años?

En la reunión que se celebró el pasado martes 28, se presentó a ASFEDEBI como la única entidad con potestad legal de realizar los cursos oficiales. ¿Hay otros centros? ¿Qué sucede con Kirolene? Kirolene es el Centro Público de Enseñanzas Deportivas y sus titulaciones son oficiales desde hace años ¿sus certificaciones no son válidas?

Seguro que a vosotros se os pasarán por la cabeza otras muchas preguntas

En esta misma reunión se informó a los presentes que no se van a hacer homologaciones de las titulaciones federativas expedidas a partir del 2007, por lo que todas las titulaciones que se hayan expedido a posteriori van a ser papel mojado y nos vamos a tener que reciclar. La posibilidad de convalidación parece que ni siquiera se contempla.

Con esta nueva teórica oficialidad, una persona de Cantabria o cualquier otra comunidad autonómica que quiera entrenar en la CAPV, ¿va a poder entrenar? ¿Este nuevo contexto legal afecta al deporte profesional? ¿Podría Veljko Mrsic o Carles Duran entrenar al Bilbao Basket? Según el artículo 1 de Ley sobre acceso y ejercicio de profesiones del deporte en el País Vasco “La ley resulta igualmente aplicable tanto si la profesión se ejerce en el sector público como si se desarrolla en el sector privado con independencia de la naturaleza pública o privada, lucrativa o no lucrativa, de las entidades en donde se presten servicios profesionales”; además, el artículo 5 cita lo siguiente: Para ejercer tal profesión de Entrenador o Entrenadora respecto a deportistas calificados como de alto nivel o alto rendimiento, o respecto a equipos en competiciones de alto nivel, se exigirá una cualificación acreditable mediante el título de Técnico Deportivo Superior o Técnica Deportiva Superior de la modalidad o disciplina deportiva correspondiente. Por otro lado, según el artículo 7: “En el supuesto de aquellos profesionales de clubes y otras asociaciones deportivas análogas que participan en competiciones oficiales de ámbito estatal o internacional sólo se les exigirán las cualificaciones previstas en esta Ley si tales entidades tienen su domicilio social en el País Vasco”. ¿Qué tiene que decir la Federación Española de Baloncesto ante esta situación?

Muchas dudas sin resolver y muchas prisas por ir empujando al colectivo de entrenadores a otro camino de destino incierto.

Si bien desde Zona Bizkaina consideramos positivo que tengamos los mayores y mejores conocimientos posibles para ser mejores entrenadores y poder ser más productivos en nuestro “trabajo”, consideramos que la intención de normalizar el uso del euskera, fundamentalmente en las categorías escolares, puede ser un hecho excluyente si esto supone una obligatoriedad y no una decisión personal. Fundamentalmente, y posiblemente no para nuestros jóvenes entrenadores, sino para muchos de los que pueden ver válidos sus títulos y que en su día no tuvieron la oportunidad de aprender euskera, se pueden encontrar que esta nueva ley y, sabiendo de las dificultades para dominar nuestro idioma, no puedan entrenar a partir del año 2020. Nuestros políticos, con esta nueva ley nos siguen considerando a la mayoría como voluntarios, sin derecho a un contrato de trabajo, no somos funcionarios y, sin embargo, pretenden que seamos impulsores del euskera. Señores políticos, muchos de los cuales no saben euskera, ni muestran ningún interés en aprenderlo ni difundirlo a pesar de tener todos los medios a su disposición para ello, ustedes quieren garantizar con la ley el derecho de la ciudadanía a comunicarse en euskera, pero también deben preservar el derecho de otros ciudadanos por no saberlo y no poder hablarlo. Sin necesidad de esta ley, se puede uno pasar por cualquier cancha de baloncesto actualmente y oír hablar en cualquiera de las dos lenguas oficiales, sin que le genere ningún problema a nadie.

También esta ley excluye al colectivo arbitral y nos preguntamos, ¿qué sucede con el estamento arbitral? ¿No son otros agentes importantes en nuestro deporte? ¿Se debe obligar a hablar en euskera a los árbitros? ¿No debería también tener una regulación laboral digna? Si a las entrenadoras y entrenadores se nos exige disponer de un titulo de primeros auxilios, ¿por qué a las personas que se dedican a arbitrar no se les exige lo mismo?

Por último, si bien es cierto que una ley que nos otorga un título legal puede ser algo positivo si se legisla bien, si se convalidan los títulos actuales y entra en vigor para futuros entrenadores y para los que actualmente entrenan sin ningún tipo de título, no tiene sentido, sin embargo, obtener un título de FP para seguir siendo considerados voluntarios y no tener derecho a una legislación laboral que lógicamente no hipoteque y suponga la desaparición de los clubes. Consideramos que esta nueva ley sólo tiene sentido si viene en su aprobación acompañada, por ejemplo, de un régimen especial como los hay para otros trabajos, que legisle a los entrenadores y nos dote de derechos además de obligaciones.

Desde ZonaBizkaina, consideramos que los entrenadores están siendo sometidos a un atropello y que sólo unidos se puede hacer frente a esta situación, las respectivas Federaciones, los clubes y colegios que se pueden ver gravemente afectados, el colectivo de jugadores/as, los padres, el colectivo arbitral, todos los que formamos este deporte debemos arrimar el hombro para afrontar esta delicada situación que puede destruir los próximos 20 años de nuestro deporte.

Los entrenadores nos sentimos abandonados. Nadie, absolutamente nadie hasta ahora, quizás algunos por desconocimiento de lo que se avecina, se han puesto de nuestra parte. Ni las correspondientes federaciones que parece que solo miran por lo suyo, ni la AVEB que públicamente no ha abierto la boca aún y luce la palabra entrenador en su nombre.

Nuestra opinión es que de momento nadie debe comprometerse para hacer ningún curso de titulación mientras al menos no se intente dar una solución clara a esta problemática. De momento planteamos públicamente la creación de una plataforma de afectados que pueda defender nuestros derechos e incluso llegar a plantear una huelga sectorial que nos haga visibles.

También pensamos reunirnos con las distintas federaciones (incluida la española) para que se pronuncien y nos comprometemos a recoger toda la documentación necesaria e informar dentro de nuestras posibilidades a todo el que quiera escucharnos.

Zona Bizkaina Taldea

Zonabizkainaren Taldea

  • Email